¿SE PUEDE CONTRAER EL CORONAVIRUS DOS VECES?

09-nov-2020

Una de las cuestiones que más le preocupa a los ciudadanos en este momento es si un paciente que haya superado la enfermedad del coronavirus puede volver a contagiarse por segunda vez de ella. Duda que ha hecho que ésta sea una de las preguntas más buscadas en Internet sobre la pandemia del .

En Guía tu Salud te contamos todo los que hasta el momento se sabe de la reinfección por coronavirus.

La duda se basa en los casos que se vieron alrededor del mundo de pacientes curados que, con el transcurso del tiempo, volvieron a dar positivo en COVID-19.

Según algunos expertos en este tipo de enfermedades y contagios, quien pasa la enfermedad desarrolla anticuerpos protectores, por lo que es muy poco probable que se infecte de nuevo.

Sin embargo, hay evidencias de que se han producido casos aislados de reinfección. ¿Cómo se explica? Para entenderlo es necesario conocer antes cuál es la dinámica de cualquier proceso de inmunización.

Mecanismos de la inmunidad

Cuando nos infectamos con un patógeno, nuestro sistema inmunitario reacciona rápidamente para tratar de contener la amenaza y minimizar cualquier daño. Nuestra primera línea de defensa corresponde a las células inmunes, conocidas como células innatas.

Normalmente estas células no bastan para eliminar la amenaza, aquí es donde entran en juego los linfocitos que son las células de memoria que 'patrullan' por nuestro cuerpo protegiéndonos de las infecciones.

Existen dos variedades principales de linfocitos: los linfocitos B, encargados de generar anticuerpos, y los linfocitos T, que abarcan a las células cuya misión es liquidar los gérmenes invasores.

Los anticuerpos en sangre pueden medirse con un simple análisis; así que es fácil saber hasta qué nivel un sistema inmunitario está ofreciendo una respuesta proporcionada. A medida que pasa el tiempo, nuestros niveles de anticuerpos en sangre van descendiendo. Este hecho, sin embargo, no implica que perdamos por completo la protección, ya que retenemos algunos linfocitos que saben cómo hacer frente a la amenaza. Son las células de memoria. Tienen una vida muy larga y son las encargadas de 'patrullar' por nuestro cuerpo y entrar en acción cuando la enfermedad acecha. 

Y aquí es donde aparecen las vacunas. Su función es precisamente crear células de memoria sin desencadenar una infección potencialmente letal. La pregunta que surge es: si ya nos hemos vacunado contra una enfermedad, ¿por qué hay que repetir ciertas vacunas?

Nuestro sistema inmunitario ha evolucionado para hacer frente a una inmensa variedad de patógenos, los gérmenes también han evolucionado para burlar al organismo y conseguir infectarlo.

Las enfermedades zoonóticas (infecciones que se transmiten de animales a hombres) son un reto para nuestro sistema inmunológico; entre ellas, la Covid-19, una patología zoonótica causada por un virus proveniente de los murciélagos.

Hasta el momento, los estudios sobre la Covid-19 indican que los anticuerpos son detectables hasta tres meses después de la infección. Como ocurre con el MERS y el SARS, los anticuerpos con el tiempo se van reduciendo poco a poco.

Los niveles de anticuerpos no son el único indicador de inmunidad y no revelan nada sobre los linfocitos T o sobre las células de memoria, así que el resultado de anticuerpos no muestra necesariamente la realidad sobre la inmunidad de los pacientes.

Entonces por qué se dan las reinfecciones graves

Los casos confirmados de reinfección por Covid-19 hay que valorarlos desde distintas perspectivas. Detrás de algunos de estos casos podría haber habido errores de diagnóstico, ya que el virus podría haber sido detectado después de la infección y la recuperación. Los test detectan ARN viral, el material genético del virus, y este ARN, incluso cuando ya no puede provocar infecciones, puede quedarse en el cuerpo del paciente, aunque haya superado la enfermedad.

También se producen falsos negativos cuando la muestra analizada en el test no contiene material viral suficiente como para ser detectado. Esto ocurre cuando, por ejemplo, los indicadores de presencia del virus en el cuerpo son muy bajos. Así, suelen producirse resultados aparentemente negativos porque el intervalo entre la primera y la segunda infección es reducido.

La reinfección, por tanto, es posible, pero la buena noticia es que en este caso la nueva infección es muy probable que sea leve o asintomática, ya que que la respuesta inmunitaria protege contra los peores efectos.

¿Cuándo se producen?

Una explicación a este fenómeno sería que en la primera infección el paciente quizá no había desarrollado una respuesta inmunitaria sólida, sino que se quedó en la primera línea de defensa, sin desarrollar células de memoria.

Otra posible explicación es que las infecciones estén causadas por diferentes cepas del virus, algo similar a lo que ocurre con las mutaciones del virus de la gripe.

En definitiva, generar anticuerpos no siempre protege de la infección y no generarlos tampoco implica carecer de inmunidad.

 

FUENTE: OMS/Upper/GN Diario

 


COVID-19 HOY TIPS
Visita Apotex MX