REFLUJO GASTROESOFÁGICO: SÍNTOMAS Y CÓMO DETECTARLO

19-oct-2020

En en algún momento de nuestra vida todos hemos experimentado acidez y una sensación de malestar en el pecho después de comer una gran cantidad de comida o alimentos muy condimentados. Cuando estos síntomas son frecuentes se pueden atribuir a determinados ingredientes, o bien, a la enfermedad de reflujo gastroesofágico (ERGE).

En Guía tu Salud te contamos todo sobre este padecimiento común que afecta a miles de personas en todo el mundo.

¿Cuáles son los síntomas del reflujo gastroesofágico?

El ardor o quemazón (pirosis en términos médicos), que asciende desde el estómago hacia la garganta, es el principal síntoma del ERGE. Generalmente empeora tras las comidas y en muchos casos, también, mientras dormimos.

Sin embargo, en algunos casos los síntomas predominantes son respiratorios: afonía o carraspera (por irritación de la laringe por el ácido refluido) o incluso asma o dificultad respiratoria (por aspiración del ácido a la vía respiratoria).

¿Cuáles son las causas del reflujo?

Existen factores dietéticos o formas de vida que pueden contribuir al reflujo gastroesofágico.
Alimentos como el chocolate, la pimienta o especias, la menta, las grasas, el café y las bebidas alcohólicas favorecen la relajación del esfínter esofágico inferior y, por lo tanto, el reflujo.
La existencia de una hernia de hiato también favorece el reflujo gastroesofágico, así como todas aquellas situaciones que supongan un aumento de la presión intra-abdominal como obesidad, embarazo y determinados tipos de ejercicio físico que también causan este padecimiento.

¿Cuáles son las complicaciones?

Existen diversas complicaciones derivadas del reflujo, aunque éstas no ocurren en la mayoría de los casos. Dependen de la severidad del reflujo en cada sujeto.
La más frecuente es la esofagitis, que es la inflamación de la mucosa del esófago que está expuesta al ácido. Existen distintos grados.
Las esofagitis graves pueden ulcerarse y sangrar; cicatrizar de forma irregular, reduciendo el diámetro de la luz esofágica y dificultando el paso de los alimentos.
En algunos casos se puede producir un cambio de la mucosa normal esofágica, que es sustituida por una mucosa más parecida a la del estómago o a la del intestino delgado, más resistente al ácido.

Esta situación se conoce como esófago de Barrett y su principal importancia radica en que se considera un factor de riesgo para desarrollar cáncer de esófago.

¿Qué pruebas médicas existen para su diagnóstico?

•          Gastroscopia:  Con esta prueba podrás saber si se ha producido algún tipo de inflamación esofágica (esofagitis) y la severidad de ésta. También es usada para tomar muestras para                     biopsia en el caso de encontrar lesiones y descartar otras enfermedades que pueden simular un reflujo.

•          Manometría esofágica: Mediante una sonda se estudia cómo se mueve el esófago cuando el paciente traga líquidos.

•          Radiografías con contraste: Se administra vía oral un líquido opaco y que se puede ver con rayos X. Esto permite estudiar el paso del esófago al estómago y la existencia o no de reflujo               hacia el esófago.

•          pH metría de 24 horas: Consiste en introducir una sonda por la nariz con un sistema en la punta que detecta el pH existente en el esófago y/o en el estómago. Permite saber cuándo se              producen los episodios de reflujo, cuánto tiempo duran, si se relacionan o no con los síntomas.

¿Cómo se trata el reflujo gastroesofágico?

El reflujo es una enfermedad crónica y, como tal, requiere un tratamiento de mantenimiento, aunque éste depende de la gravedad del reflujo y de la existencia de complicaciones.
En general, los casos leves y no complicados sólo requieren controlar los síntomas, y la duración del tratamiento depende solamente de las molestias que refiere el paciente.
Los casos graves o complicados requieren tratamiento de mantenimiento aunque no existan síntomas.
El tratamiento farmacológico dependerá de los síntomas del paciente, especialmente de su frecuencia y severidad. En algunas ocasiones es suficiente con tomar antiácidos, aunque en algunos casos es necesario bloquear la secreción ácida del estómago. Si hay síntomas de regurgitación, tú médico podrá indicarte los fármacos adecuados.
Cuando es necesario un tratamiento farmacológico a largo plazo o en el caso de que sean necesarias dosis muy altas de medicamento se puede optar por un tratamiento quirúrgico, llamado funduplicatura, y que en la actualidad se puede realizar en la mayor parte de los casos por laparoscopia (cirugía mínimamente invasiva).

Acciones que puedes tomar en casa para aliviar y disminuir las molestias del reflujo.

1.        Reducir las raciones: Comer menos y más veces al día reduce la acidez de estómago.
2.        Comer despacio: El estómago tarda 20 minutos en avisarnos que está lleno. Si comemos más rápido podemos acabar comiendo mayor cantidad de la necesaria y masticar menos, lo que             representa un mayor trabajo para el estómago.
3.        Cocinar suave: No cocinar alimentos muy pesados y controlar la cantidad de aceite que se usa, esto favorece una digestión más ligera. Preferir las comidas horneadas, al vapor o a la                   plancha.
4.        Evitar la presión en el estómago: Debemos evitar la presión en la región abdominal; bien sea por exceso de peso, por ropa apretada a la altura de la cintura.
           Si físicamente hay presión sobre el estómago, es más fácil que el cardias se abra y deje pasar contenido al esófago.
5.        Tomar infusiones: Las infusiones, como la manzanilla o el romero, ayudan a calmar el ardor y la acidez estomacal.

Alimentos que debes evitar para prevenir la acidez de estómago

6.        Café, alcohol y chocolate: estos tres alimentos son irritantes de la mucosa del estómago, por lo que favorecerán el reflujo gastroesofágico.
7.        Bebidas con gas: las bebidas con gas aumentan el volumen dentro del estómago y favorecen que su contenido suba hacia el esófago.
8. Condimentos: algunos condimentos, como el picante o la menta, favorecen la acidez de estómago.
9. Alimentos Fritos: no hace falta decir que los alimentos fritos son indigestos y esto no favorece al control del reflujo gástrico.
Es importante realizar estos cambios para mejorar los síntomas del reflujo gastroesofágico y la acidez estomacal. Tomar estas medidas, a corto plazo, mejorará la calidad de vida de quien los padece. A largo plazo, puede evitar males mayores.
 

 


GASTRITIS
Visita Apotex MX
Marca (Principio Activo) Pantoprazol 14 Tab. 40 mg.
Indicado para Tratamiento de la úlcera péptica y duodenal
Presentaciones Caja con blister con 14 tabletas de 40 mg