¿QUÉ CAUSA Y CÓMO TRATAR LA CAÍDA DEL CABELLO CAUSADA POR COVID-19?

31-mar-2021

Se estima que el 25% de los pacientes de COVID-19 persistente sufre de alopecia, condición de salud que dura semanas o meses después del inicio de la infección.

Según investigadores de universidades de Estados Unidos, México y Suecia, que analizaron decenas de estudios sobre el tema con 48 mil pacientes en total, los cinco síntomas más comunes del covid-19 prolongado son fatiga, dolor de cabeza, dificultad para la atención dificultad para respirar y caída del cabello.

Además, existen al menos siete estudios académicos que han analizado el vínculo entre pérdida de cabello severa y  el covid-19, pero las causas, la duración y los tratamientos aún no están claros.

En general, los pacientes con pérdida de cabello comienzan a perderlo en un volumen mucho mayor de lo normal alrededor de dos o tres meses después de la infección.

Los expertos dicen que la pandemia está todavía en el comienzo y no es posible en este momento especificar la duración de su caída, y hasta el momento no hay indicios de que los posibles tratamientos sean diferentes de los que suelen recetar los médicos contra la caída común, como una dieta equilibrada.

Cómo el COVID-19 puede afectar el ciclo del cabello

Un estudio realizado por investigadores de la Wayne State University y el Henry Ford Hospital, planteó que entre las posibles causas de la pérdida grave de cabello están factores psicosociales y estrés psicológico así como una infección multisistémica.

Según esta hipótesis, existe un proceso de coagulación en el organismo como respuesta a la infección por covid-19, que conduce a la formación de microtrombos (pequeños coágulos) que pueden bloquear el suministro de sangre a los folículos pilosos.

Otros tipos de pérdida severa de cabello que se han asociado con covid-19 prolongado son la alopecia androgenética (conocida como calvicie) y la alopecia areata, asociada con factores hereditarios en el 20% de los casos.

La alopecia areata, por ejemplo, es una enfermedad multifactorial que conduce a la caída del cabello de la cabeza u otras partes del cuerpo como la barba y las cejas, por ejemplo.

Una de sus principales características es la caída en áreas redondas u ovaladas que dejan a la vista el cuero cabelludo y puede afectar tanto a hombres como a mujeres y también es independiente de la edad. No es una enfermedad contagiosa y no deja cicatrices.

Esta condición puede durar de dos a tres años, incluso sin covid-19. Por lo tanto, todavía es demasiado pronto para determinar durante cuánto tiempo las personas se verán afectadas por esta condición.

A lo largo de la pandemia, algunos estudios también han apuntado a la calvicie masculina como un factor de riesgo para el coronavirus, dada la incidencia entre hombres con este problema capilar.

 

 

Los científicos aún están tratando de descifrar la fisiopatología de la caída del cabello asociada al covid-19, es decir, cuáles son los mecanismos vinculados al origen de esta condición dermatológica.

Por otro lado, un grupo de investigadores italianos de la Universidad Sapienza de Roma (Italia) plantea tres hipótesis:

1. El coronavirus desencadena una reacción autoinmune contra los folículos pilosos creando un entorno inflamatorio que debilita el sistema inmunológico

2. El virus genera una reacción cruzada que involucra antígenos (que estimulan la formación de anticuerpos) del virus y del cuerpo humano

3. El proceso tiene su origen en el estrés psicológico y el deterioro de la salud mental

Los factores de riesgo aún se comprenden poco porque los estudios sobre el tema involucran a un pequeño número de pacientes con covid-19 que han desarrollado alopecia.

Posibles tratamientos

Hasta el momento, no hay indicios de que la pérdida de cabello asociada con el covid-19 requiera tratamientos diferentes a los adoptados normalmente.

Primero, es importante dejar claro que corresponde a los dermatólogos diagnosticar estas condiciones de salud y prescribir cualquier tratamiento.

Esto dependerá, por ejemplo, del historial de cada paciente y del alcance de la pérdida de cabello. Si es leve y transitoria, la recuperación debe ser espontánea. Pero algunas personas pueden experimentar pérdidas más importantes, que requerirían tratamiento médico.

En general, no hay necesidad de tratamiento ya que el cabello crecerá por sí solo si deja de existir la razón ligada a su pérdida, como el COVID-19 o el estrés severo. En estos casos ninguna medicación o intervención aceleraría este proceso de recuperación.

 

FUENTE: BBC

 

 

 


COVID-19 HOY
Visita Apotex MX
Frasco