EL MANEJO DE EMOCIONES Y LA DIABETES

27-abr-2021

La diabetes está relacionada con los estados de ánimo, pues a veces vivir con esta enfermedad puede hacer que el paciente se sienta frustrado por no poder realizar las mismas actividades que antes, también puede provocar temor de no seguir todas las indicaciones y cuidados que este padecimiento requiere, o preocupación por las complicaciones que puedan surgir.

En Guía tu Salud sabemos que al vivir con diabetes el control de las emociones es vital para llevar una vida lo más normal posible, pues este padecimiento provoca desbalance de hormonas y sustancias químicas del cerebro, lo que a su vez deriva en cambios emocionales. Es por eso que preparamos un listado de ayuda básica para gestionar las emociones.

La respuesta del cuerpo al estrés se considera como uno de los principales factores para el descontrol de la diabetes, los pacientes que tiene diabetes combinada con condición de salud mental o un deficiente control de emociones corren un riesgo mayor de tener de complicaciones y problemas en sus actividades diarias.

Saber gestionar correctamente esas emociones, o lo que es lo mismo controlarlas ayuda a mejorar el control de una diabetes, pues el estrés puede afectar el control de la diabetes a través de dos posibles mecanismos: directamente e indirectamente.

Directamente: mediante la secreción de las hormonas del estrés. En el diabético, ciertas emociones pueden dar lugar a elevación más o menos moderada de la cantidad de azúcar en la sangre, lo que no es conveniente porque altera el buen control de su enfermedad. Además puede aumentar la presión arterial hasta niveles de hipertensión transitoria y si este estímulo se mantiene día a día, se transformará en consecuencias para el corazón.

De manera indirecta, las emociones pueden estar interfiriendo con las conductas de autocuidado. Es decir, ciertas emociones, pueden estar relacionadas con que la persona realice o no sus rutinas de cuidado como la dieta, el ejercicio y el control de su medicación.

Ninguno de estos dos efectos conviene al diabético. Por el contrario, las emociones positivas como la alegría lo ayudarán a mantener la presión arterial normal y como consiguiente le facilitará el equilibrio de azúcar en la sangre.

Diversos estudios  han impulsado la utilización de estrategias enfocadas al control de emociones, como la relajación o el entrenamiento en habilidades sociales, para ayudar a los pacientes diabéticos a aprender cómo afrontar el estrés y las emociones en general.

El primer paso es reeducar a la persona con diabetes a identificar la emoción. Después viene la identificación de los pensamientos que llevan a esa emoción y por último enseñarle a analizar las consecuencias que tienen esas conductas.

De esta manera, cuando suceda algo negativo podemos cortar sus consecuencias a varios niveles, controlando lo que se piensa, lo que siente y por último, lo que se hace.

A continuación te compartiremos unos sencillos pasos para que aprendas a manejar correctamente tus emociones.

Sé proactivo en su manejo.

Identifica la emoción negativa que puede estar afectándote y trabaja con ella.

Comunícale lo que sientes a tu familia, de forma clara. Platica con otras personas que tienen tu misma condición de cómo se sienten.

Cuando sientas una emoción monitorea tus niveles de azúcar, así será más tangible para ti ver cómo tus estados de ánimo pueden afectar tu estado de salud.

Actualmente existen muchas investigaciones que tienen el propósito de ayudar a los pacientes a manejar su estado de ánimo, porque se sabe de sobremanera el impacto que estas tienen en la salud. De ahí la importancia que las personas con diabetes aprendan a reaccionar con consideración y amabilidad.

Aprender autocompasión para manejar la diabetes puede ser un muy buen primer paso. Si necesitas ayuda, busca un profesional calificado.

FUENTE: CONSUMER.ES

 


MES DE LA DIABETES
Visita Apotex MX