EJERCICIOS DE KEGEL Y SUS BENEFICIOS EN LA SEXUALIDAD MASCULINA

01-abr-2021

Los Ejercicios de Kegel originalmente fueron creados para combatir la incontinencia urinaria femenina, hoy en día son un tratamiento alternativo utilizado también por hombres para obtener beneficios en el desempeño sexual.

En Guía tu Salud te decimos para qué sirven y cómo llevarlos a cabo.

La principal función de los ejercicios de Kegel es fortalecer el músculo pubocoxígeo, también conocido como perineo y que se localiza en el piso pélvico. Ejercitarlo contribuye a mejorar importantes funciones corporales.

Su práctica rutinaria te ayudará a tener erecciones más duraderas. Esto se debe a que, además de la irrigación sanguínea durante el acto sexual, intervienen músculos que permiten controlar el tiempo y fortaleza de la erección.

Además de lo anterior también podrás controlar la eyaculación pues con estos ejercicios es posible prolongar el placer, ya que a mayor fuerza en el músculo pubocoxígeo, mejor se puede controlar el momento del clímax.

También lograrás orgasmos más intensos pues este músculo también tiene el poder de intensificar el orgasmo. Cuando se ejerce control y fuerza sobre el perineo es posible contener la eyaculación hasta alcanzar el momento de máximo placer.

Entre otros beneficios también podrás:

  • Prevenir la eyaculación precoz
  • Si bien existen otras causas de eyaculación precoz, una de ellas puede ser la falta de control sobre el perineo, por eso es tan importante ejercitar este músculo.
  • Prevenir la incontinencia
  • Las pérdidas involuntarias de orina pueden controlarse cuando se contrae con mayor fuerza el músculo pubocoxígeo. Esto funciona igual que en el momento de contener el orgasmo.
  • Fortalecer la próstata
  • El perineo es el músculo encargado de llevar el semen desde las glándulas que lo producen, hasta la uretra. Mientras más fuerza exista en el músculo, el semen será expulsado con mayor potencia. 

Ejercicios de Kegel paso a paso.

A continuación presentamos una guía para practicarlos adecuadamente. Recuerda que para obtener resultados óptimos, la constancia es fundamental.

El primer paso es localizar el músculo pubocoxígeo. Cuando estés orinando, trata de detener la micción repentinamente. Ese músculo que sientes contraerse para retener la orina es el que debes trabajar.

Repite este proceso dos o tres veces al día hasta que ubiques claramente cuál es el perineo.

Una vez localizado, el paso dos es practicarlo durante la erección, antes de la eyaculación. Intenta retener el fluido ejerciendo la misma fuerza, tal como lo hiciste con la orina. No te preocupes, con la práctica aprenderás a reconocerlo perfectamente.

Ahora que sabes exactamente dónde está el perineo, puedes pasar al paso tres: la práctica diaria de los Ejercicios de Kegel. Existen dos formas, elige la que te resulte más cómoda. Prueba ambas o bien, altérnalas.

Sentado

Siéntate en la orilla de la cama o en una silla cómoda, separando ligeramente las piernas y con las manos sobre las rodillas. Así, tu piso pélvico estará en una posición relajada para identificar fácilmente el músculo pubocoxígeo.

Inclina ligeramente el tórax hacia delante. La idea es estar sentado sin apoyar la espalda en el respaldo. Ahora debes contraer con fuerza el piso pélvico, sin lastimarte pero firme; tal como si trataras de contener la orina.

Mantén la contracción durante unos cinco segundos; si lo sueltas rápidamente, el ejercicio no tendrá efecto. Mantenerlo apretado es lo que ayudará a fortalecerlo.

Relaja. Ya que has mantenido los músculos contraídos por unos segundos, suéltalos. Después, aprieta nuevamente y mantenlo. Repite estos pasos durante un rato cada día.

Recuerda que si tienes problemas sexuales o alguna disfunción sexual lo mejor es consultar a un experto en salud sexual masculina.

Recuerda que aun cuando no exista un padecimiento urinario o una disfunción sexual, puedes practicar estos ejercicios, ya que sus beneficios beneficiarán tu salud en general.

 

FUENTE: MAYO CLINIC


TIPS
Visita Apotex MX
Frasco