DIFERENCIAS ENTRE ANSIEDAD Y DEPRESIÓN Y CÓMO TRATARLAS

05-dic-2020

De acuerdo a la OMS (Organización Mundial para la Salud) los problemas de salud mental representan el  8 por ciento del total de pérdida de años de calidad de vida. Se estiman que para 2021 la depresión se posicione en la tercera causa de morbilidad junto a las enfermedades coronarias y los accidentes de tráfico, como la primera causa de incapacidad.

Lo mismo pasará con los trastornos de ansiedad, los cuales son más frecuentes en las mujeres.  En Guía tu Salud te contamos cómo diferenciar la ansiedad de la depresión.

No siempre resulta sencillo distinguir entre estos dos padecimientos por la similitud de algunos de sus síntomas e incluso de sus causas, pues en un mismo episodio, una persona puede reaccionar desarrollando ansiedad y depresión al mismo tiempo, ya que en el fondo ambas patologías son formas de adaptarse al entorno.

Para comenzar es vital que sepamos primero que significa cada patología.

¿Qué es la Ansiedad?

La ansiedad es una emoción que se activa como respuesta fisiológica ante posibles situaciones de amenaza. El cuerpo se prepara para luchar o huir provocando una serie de síntomas como sudoración, aumento de la frecuencia cardiaca y de la respiración, entre otros.

Se trata de una respuesta normal y necesaria frente a amenazas reales, pero cuando nuestro cuerpo está permanentemente en situación de alerta por amenazas irreales o poco probables estamos frente a un trastorno de ansiedad.

¿Qué es la Depresión?

La depresión es un trastorno psicológico, que provoca la valoración negativa de uno mismo y de todo lo que nos rodea. Implica la aparición de una serie de síntomas como la tristeza y la apatía, acompañadas del abandono de las actividades de la vida diaria.

Tanto la ansiedad como la depresión son formas de reaccionar ante eventos externos o internos: si ese evento lo interpretamos como una amenaza, se disparará nuestro sistema de alerta o ansiedad, mientras que si lo percibimos como una pérdida o fallo, es probable que se active el sistema de conservación de energía que dará lugar a la depresión.

A continuación te diremos las diferencias que existen entre cada una de ellas.

Miedo vs tristeza

En términos generales, la ansiedad es una emoción que aparece cuando el sujeto se siente amenazado por un peligro externo o interno. El miedo es el sentimiento prevalente. En el caso de la depresión, el sentimiento preponderante es la tristeza.

Cuadro clínico

La ansiedad se manifiesta en forma de varios desajustes a nivel cognitivo y psicofisiológico. Sus síntomas más frecuentes son: dolor abdominal, diarrea o necesidad frecuente de orinar, mareos, cefaleas, tensión muscular, respiración agitada, frecuencia cardiaca rápida e irregular, sudoración, temblores, fatiga, irritabilidad y problemas de insomnio. Por el contrario, los estados depresivos conllevan sentimientos de culpa o falta de autoestima, cambios drásticos en el apetito, sensación de cansancio y falta de concentración. También pueden ocasionar trastornos del sueño. 

Futuro o presente

La ansiedad se relaciona con la prevención del paciente respecto al futuro, con un temor a que se produzcan las consecuencias desagradables que se presuponen van a suceder. La depresión, por el contrario, tiene que ver con una infravaloración del propio paciente y una tristeza profunda en el momento presente. Dicho de otra manera: el futuro no forma parte de la depresión.

Variaciones en un mismo día

En la ansiedad no hay variaciones de estado a lo largo del día ni de las diferentes estaciones del año. Estas alteraciones sí se producen en pacientes deprimidos.

Capacidad de disfrute

En el trastorno de ansiedad no se ve necesariamente afectada la pérdida del disfrute o placer, tal y como sucede en la depresión.

Factores psicológicos o externos

Mientras que el origen de la depresión suele ser de índole psicológica, las causas que provocan la ansiedad son más variadas: sustancias como el alcohol, los broncodilatadores o drogas como la cocaína o la marihuana son claros detonadores de este tipo de trastornos. Una dieta deficiente (por ejemplo, niveles bajos de vitamina B12) también puede contribuir al estrés o a la ansiedad. En casos muy poco comunes, un tumor de la glándula suprarrenal puede causar ansiedad o síntomas similares al estrés.

La importancia de saber diferenciarlos para el tratamiento

Las diferencias entre ansiedad y depresión no solo se encuentran en los síntomas, diferenciar estos dos trastornos es de suma importancia a la hora de buscar un tratamiento psicológico para mejorar sus síntomas, ya que se trata de dos tratamientos distintos. Si bien es el psicólogo quien debe saber diferenciarlos y quien debe informar sobre ello, pero el hecho de poder distinguirlos uno mismo puede ser de gran ayuda en el momento de buscar ayuda profesional específica.

¿Se puede sufrir ansiedad y depresión al mismo tiempo?

Es posible que alguien pueda experimentar depresión y ansiedad al mismo tiempo. De hecho, no solo es posible, sino que además es bastante común. Entre un 50 y un 90% de las personas que sufren depresión presentan también síntomas de ansiedad.

Cuando depresión y ansiedad coexisten de esta forma, los síntomas pueden ser más severos y duraderos de lo habitual. En estos casos es de suma importancia contactar con un psicólogo profesional.

Similitudes en los tratamientos para depresión y ansiedad

Los casos de depresión y de ansiedad son tratados de manera similar. En ambas enfermedades, se ofrecen dos categorías principales de tratamientos: terapias psicológicas y medicamentos.

Las terapias psicológicas implican la descripción de los pensamientos y sentimientos a un profesional calificado.

Los medicamentos llamados antidepresivos se usan para tratar ambas condiciones y son efectivos para muchas personas. Los más comunes son los llamados inhibidores selectivos de recaptación de la serotonina (SSRI), aunque existen otros medicamentos que el doctor puede recomendar.

Con frecuencia, el tratamiento puede incluir una combinación de terapias psicológicas y de medicamentos. Este enfoque puede ser personalizado para el individuo y su situación específica. El doctor puede también evaluar cómo gestionar problemas de estilo de vida como parte del tratamiento, si considera que pueden estar contribuyendo a la depresión o ansiedad.

La ansiedad y la depresión son dos condiciones distintas. Pero se mencionan una junto a la otra debido al solapamiento de los síntomas, al hecho de que pueden aparecer a la vez, y a los enfoques similares para sus tratamientos.

Si tienes dificultades para mantener el ánimo o reconoces algunos de estos síntomas, entonces es importante pedir ayuda y así conocer todo sobre la situación y poder pedir el apoyo necesario.

En Apotex contamos con el tratamiento ideal para tu depresión

Consulta a tu médico

FUENTE: clinicadeansiedad.com


DEPRESIÓN
Visita Apotex MX