DIABETES INFANTIL: QUÉ ES, CÓMO SE DIAGNOSTICA Y SUS CUIDADOS

29-jun-2020

 En Guía tu Salud te contamos que la diabetes mellitus tipo 1 es un trastorno metabólico, es decir, es una reacción química anormal en el cuerpo que interrumpe el proceso del organismo de descomponer los alimentos, especialmente de los azúcares (carbohidratos).

Su peligro radica en que la falta de insulina provoca un alto nivel de glucosa en la sangre, si esto se mantiene durante mucho tiempo se produce estrés metabólico, y a lo largo de los años este estrés afecta a los vasos sanguíneos y daña órganos importantes como los ojos, riñones y corazón.

Hasta el momento las investigaciones científicas hechas por la OMS han determinado que la diabetes tipo 1 es una enfermedad autoinmune, lo que significa que el sistema inmunológico cuya función es detectar patógenos y células cancerígenas y eliminarlos, en este caso comete un error pues identifica como un ente extraño a las células productoras de insulina y las ataca.

 

Aunque existen varios tipos de diabetes, las más comunes son las llamadas diabetes tipo 1 y tipo 2. Ambas formas pueden presentarse a cualquier edad, pero un niño tiene más probabilidad de ser diagnosticado con diabetes tipo 1.

El diagnóstico de la diabetes tipo 1 en los niños puede ser abrumador, especialmente al principio. Por eso es vital que se detecte a tiempo y como padre se debe estar muy atento a los síntomas. Este padecimiento no es tan sencillo de detectar pues las señales en varias ocasiones pasan desapercibidas.

Si tu pequeño presenta las siguientes señales no dudes en llevarlo al doctor para que le haga un diagnóstico adecuado.

• Aumento de la orina
• Sed descontrolada
• Cambios en el apetito
• Baja repentina de peso
¿Cómo se hace un diagnóstico de diabetes tipo 1?

El diagnóstico se hace cuando el niño tiene los síntomas clásicos de la diabetes, pero también puede ser descubierta por medio de un examen que muestra que el azúcar promedio de la sangre ha estado alto durante un tiempo mayor a los 3 meses. Este examen se llama hemoglobina A1c (HbA1c). Y si su resultado es igual o mayor que el 6.5% sugiere un diagnóstico de diabetes.

El único tratamiento existente en la actualidad contra la diabetes consiste en inyectar Insulina.

Aunque muchos médicos apoyan estos tratamientos con otros medicamentos como las biguanidas que son moléculas que funcionan como antidiabéticos y que tienen la ventaja de no causar niveles bajos de azúcar en la sangre.

¿Qué es la Insulina?

La Insulina es una hormona que se produce en las células ß del páncreas y resulta imprescindible para la vida. Se encarga de transportar la glucosa y asegurar su entrada en las células del organismo, donde se utilizará como energía. Cuando estas células están abastecidas, almacena el azúcar sobrante como reserva, tanto en el hígado como en el músculo glucógeno para poder utilizarlo en periodos de ayuno o en el ejercicio.

El resto del azúcar se transforma en grasa y se almacena debajo de la piel como energía de reserva. Cuando el cuerpo no genera insulina es necesario administrarla externamente. Hay diversas formas, la más habitual es por inyección subcutánea, pero también puede administrarse a través de una bomba de infusión, colocando bajo la piel del abdomen un catéter conectado a un dispositivo que inyecta las unidades de insulina programadas.

Existen otros métodos de administración, como las plumas de insulina que son prácticas y fáciles de llevar y además contienen insulina de acción rápida que se administra por vía subcutánea. La insulina no se puede administrar en pastillas porque se descomponen en el estómago y no sirven de nada.

 

Actualmente, la diabetes es la segunda enfermedad crónica en los niños, pero ¿qué causa esta enfermedad?

Aunque los estudios no han descubierto las causas exactas han determinado ciertos factores que contribuyen a su aparición como la falta de actividad física y los malos hábitos alimenticios.

El consumo excesivo y constante de golosinas, galletas, papas fritas, comida rápida y bebidas procesadas hacen a los niños más propensos a padecer diabetes.

La mayoría de los productos empacados contienen un nivel de azucar muy alto, sin embargo, hay que tomar en cuenta que el azúcar no es exclusiva de alimentos dulces pues también la encontramos en el pan y los lácteos.

¿Cómo controlar el consumo de azúcares, lácteos y harinas?

En una entrevista publicada en Mamá Inquieta, la pediatra Elisa Gaona sugiere que cuando se trata de la alimentación de nuestros hijos podemos caer en la peor de las trampas el famoso “dale lo que sea, con tal de que coma”.

Gaona hace hincapié en que los padres debemos decidir qué deben comer, mientras que los hijos decidirán cuánto comerán de lo que se les ofrece. Más allá del sobrepeso y la obesidad, que no son problemas menores, los niños acostumbran consumir carbohidratos y azúcares todos los días, y no de vez en cuando, lo que ocasiona una elevación en su nivel energético, de tal manera que la autorregulación de la saciedad se modifica para comer más, y no precisamente lo que su cuerpo necesita.

“Uno de los errores más comunes, es darles sin límite fruta por pensar que es algo natural, y el niño se acaba una penca de plátanos, un racimo de uvas o una bolsa de arándanos, pero no es correcto. La fruta contiene fructosa, que es finalmente, azúcar”.

La pediatra recomienda que las raciones de frutas y verduras que tanto niños como adultos consuman al día sean cinco, pero sin abusar en cuanto a las cantidades. Las raciones adecuadas para cada persona, incluidos los niños, serán lo que les quepa en el puño lo que en realidad representa una cantidad mucho menor que la que los padres suelen darles.

Para tomar en cuenta

A la hora del antojo, es mejor ofrecerle a los niños raciones de fruta, pepino, zanahoria, jícama o germinados con limón sal y chile, o amaranto con o sin chocolate. Es importantísimo limitar el uso de azúcar refinada, mascabado o de sobrecitos, y endulzar las aguas frescas y licuados con la misma fruta, piloncillo o miel. También evitar el consumo de alimentos embutidos, enlatados, empaquetados o cualquiera que contenga conservadores, colorantes o saborizantes artificiales eso incluye jugos, refrescos, leches saborizadas, papas, barritas, galletas y comida chatarra en general.

FUENTE: Mamá Inquieta/ Mayo Clinic/ OMS/ CNN


DIABETES TIPS
Visita Apotex MX
Marca (Principio Activo) Metformina 30 Tab. 850 mg.
Indicado para Hipoglucemiante
Presentaciones Caja con blister con 30 tabletas de 850 mg