CÁNCER DE MAMA: AUTOEXPLORACIÓN,DETECCIÓN Y SÍNTOMAS

01-oct-2020
En las mujeres, el cáncer de mama es el segundo tipo de cáncer más común seguido por el de piel. Se presenta sobre todo en mujeres que tienen entre los 45 y 65 años.
 
En Guía tu Salud te contamos qué es, cómo detectarlo a tiempo y los pormenores de las pruebas de detección que existen.

¿Qué es el cáncer de mama?

El cáncer de mama se produce principalmente cuando algunas células mamarias comienzan a crecer de forma anormal y se dividen más rápidamente que las células sanas, acumulándose y formando un bulto o una masa.

¿Dónde se origina el cáncer de seno?

Los cánceres de este tipo pueden originarse en diferentes partes del seno.

  • La mayoría de los cánceres comienza en los conductos que llevan la leche hacia el pezón (cánceres ductales).
  • Algunos cánceres se originan en las glándulas que producen leche (cánceres lobulillares).
  • También hay otros tipos de cáncer que son menos comunes como el tumor filodes y el angiosarcoma.
  • Un pequeño número de cánceres comienza en otros tejidos del seno. A estos cánceres se les llama sarcomas y linfomas, y en realidad no se consideran cánceres de seno.

Signos de advertencia del cáncer de mama

Algunas señales de advertencia del cáncer de mama son:

  • Un bulto nuevo en la mama o la axila (debajo del brazo).
  • Aumento del grosor o hinchazón de una parte de la mama.
  • Irritación o hundimientos en la piel de la mama.
  • Enrojecimiento o descamación en la zona del pezón o la mama.
  • Hundimiento del pezón o dolor en esa zona.
  • Secreción del pezón, que no sea leche, incluso de sangre.
  • Cualquier cambio en el tamaño o la forma de la mama.
  • Dolor en cualquier parte de la mama.

 Factores de riesgo

Si bien esta es una enfermedad para la cual no se han establecido causas precisas, existen algunos factores de riesgo identificados. La edad es uno de los principales factores, pues a medida que la mujer se hace mayor, existen más posibilidades de padecer cáncer de seno.
 
Asimismo, los antecedentes familiares también son un factor de riesgo, que se incrementa si el familiar es la madre o la hermana. El no haber tenido hijos, la aparición de la primera regla a edad temprana o la menopausia tardía también son factores a tomar en cuenta.
 
El factor de riesgo que sí es tarea y responsabilidad de cada mujer es el de cuidarse de no tener sobrepeso. Para ello debe procurar tener una dieta balanceada.
 
Este riesgo se debe a que las células de grasa producen estrógeno, es decir, más células de grasa implican más estrógeno en el cuerpo, y el estrógeno puede dar lugar al desarrollo y crecimiento del cáncer de mama positivo para receptores de hormonas.
¿Cómo detectarlo a tiempo?

Uno de los síntomas más frecuentes de la enfermedad es la aparición de un bultito, es decir un nódulo que generalmente no causa dolor pero que puede palparse.

 

 

¿Qué es una autoexploración mamaria?

Es un examen visual y mediante palpación que ayuda a vigilar la aparición de bultos en las mamas y axilas y observar si aparecen otros cambios en la piel, la areola o el pezón.  
Es recomendable empezar a realizarlo a partir de los 25 años de forma regular.
 
La autoexploración es una técnica complementaria, que no sustituye a la exploración realizada por un médico.

¿Cómo se hace una autoexploración?

Lo primero que tienes que hacer es pararte frente a un espejo con los hombros rectos y los brazos junto a la cadera y mirarte las mamas.
 
Observa que el tamaño, forma y color de estas sean normales, es decir que estén bien formadas, que no presentan deformaciones ni inflamaciones visibles.
 
Si notas formación de hoyuelos, arrugas o bultos en la piel, cambio de posición de un pezón o pezón invertido (está metido hacia adentro en lugar de sobresalir) enrojecimiento, dolor, sarpullido o inflamación debes acudir e informar a tu médico.
 
Paso 2
Levanta los brazos y fíjate si ves las mismas alteraciones.
 
Paso 3
Cuando estés frente al espejo, fíjate si te sale líquido de uno o ambos pezones (puede ser transparente, lechoso o amarillento, o sangre).
 
Paso 4
Acuéstate y pálpate las mamas con las manos invertidas, es decir, la mama izquierda con la mano derecha y viceversa.
 
Procura utilizar un tacto firme y pausado con las yemas de los dedos, manteniendo los dedos rectos y juntos. El movimiento debe ser circular, del tamaño de una moneda aproximadamente.
 
Controla la mama completa de arriba a abajo y de lado a lado: desde la clavícula hasta la parte superior del abdomen y desde la axila hasta el escote.
Sigue algún tipo de patrón para asegurarte de cubrir la mama entera. Puedes empezar con el pezón y avanzar en círculos cada vez mayores hasta llegar al borde exterior de la mama.
 
 
También puedes mover los dedos verticalmente, hacia arriba y hacia abajo, como si estuvieras cortando el césped. Este movimiento ascendente y descendente suele ser el más utilizado por las mujeres.
 
Asegúrate de palpar todo el tejido mamario, tanto en la parte delantera como en la parte trasera: para palpar la piel y el tejido superficiales, ejerce una leve presión para llegar al tejido ubicado en la parte media de las mamas, una presión moderada, y para el tejido profundo, una presión firme.
 
Al llegar al tejido profundo, tienes que poder sentir la caja torácica.
 
Paso 5
 
Finalmente, pálpate las mamas estando de pie o sentada. Muchas mujeres dicen que la mejor forma de palparse las mamas es cuando la piel se encuentra mojada y resbaladiza, de modo que prefieren realizar este paso en la ducha.

¿Qué exámenes clínicos existen para su detección?

Entre los 20 y 40 años es necesario realizar exámenes clínicos con el médico. A partir de los 40, las mujeres deberán realizarse mamografías, también conocidas como mastografías, que son estudios de imagen por rayos X, cuyo propósito es explorar la consistencia y posibles cambios que puedan ser signos de cáncer de seno.
 
Si existen antecedentes de cáncer de mama en la familia, particularmente familiares de primer grado (madre o hermana), el médico podría solicitar una mamografía antes de los 40.
En ocasiones, el médico considerará necesario realizar una ecografía de senos para observar cambios que pueden palparse pero que no aparecen en las mamografías.
 
En otros casos se puede requerir una biopsia, la cual a través de la ecografía se podrá saber con mayor exactitud en qué área deberá efectuarse.
 
Por otro lado, también pueden realizarse resonancias magnéticas en pacientes que ya fueron diagnosticadas con cáncer de mama. Esto servirá para medir el tamaño del cáncer y detectar otros posibles tumores.
 

¿Para qué sirve una biopsia?

Si en la mamografía se descubre algún cambio, el especialista deberá tomar una muestra de las células sospechosas y enviarlas al laboratorio, donde se realizará el examen respectivo.
Este es el único método para determinar con certeza si lo que se ha encontrado corresponde a un cáncer.
 
Recuerda que nuestro mayor aliado contra el cáncer de seno es la prevención.

TIPS
Visita Apotex MX