ALERGIA AL FRÍO: CÓMO IDENTIFICARLA Y TRATARLA

04-nov-2020

La llegada del invierno lleva implícita un aumento de la sintomatología típica de las alergias respiratorias. La congestión y la obstrucción nasal, los estornudos, el lagrimeo o la picazón en la nariz y oídos son solo algunos de los síntomas de la rinitis alérgica pues el frío afecta las vías respiratorias haciéndolas más sensibles.

En Guía tu Salud te contamos las causas de las aparición de estas alergias, cómo tratarlas y sobretodo cómo identificarlas.

Las alergias están presentes todo el año, pero durante otoño-invierno se exacerban por la polinización, la humedad en el ambiente, la reproducción de ácaros del polvo y los cambios de clima.

Existen muchos remedios para combatir las alergias en invierno. Algunos de los más factibles son:

  • Ventilación del hogar: Es importante renovar el aire del interior de las casas para evitar que los alergenos se concentren.
  • Evitar los lugares cerrados.
  • Aspirar con regularidad, sobre todo en aquellos objetos que acumulan más polvo.
  • Uso de , estos se encargan de crear un ambiente más seco deshidratando el aire.
  • Mantener lo más seco posible el cuarto de baño.

¿Cómo sé si es una alergia y no un resfriado?

Los síntomas de un resfriado y una alergia pueden ser similares: secreción nasal, cansancio y, en ocasiones, dolor de garganta. Pero las causas son distintas. Un resfriado está causado por un virus, mientras que una alergia es una respuesta del sistema inmunitario a sustancias desencadenantes, los alergenos.

En el caso de un resfriado, puede aparecer fiebre; en una alergia, raramente lo hace. Una de las principales pistas que nos ayudará a distinguir entre alergia al frío y resfriado es la duración de los síntomas. Mientras que un resfriado común no suele durar más de dos semanas, la alergia puede durar mientras se esté expuesto a lo que la causa.

¿Qué alergias son las más comunes en esta época?

En los meses invernales polinizan dos tipos de árboles, las cupresáceas y los fresnos. Los síntomas que comúnmente inducen estos pólenes en personas sensibilizadas son oculares, nasales y bronquiales, como picor de ojos, lagrimeo, enrojecimiento de los ojos, estornudos, picor nasal, destilación acuosa nasal o congestión nasal. En el caso de personas con asma asociada, también puede darse dificultad para respirar, silbidos en el pecho, opresión torácica o tos seca, especialmente tras el esfuerzo físico.

¿Qué causas pueden favorecer su incidencia durante el invierno?

Las plantas polinizan cuando biológicamente les corresponde, sin embargo hay una mayor explosión de pólenes los días soleados, de temperaturas algo más cálidas y días ventosos. Aquellas personas que viven en zonas residenciales donde la densidad de arizónicas es muy elevada son las que tendrán una mayor exposición a este polen y, por tanto, una mayor intensidad de síntomas si están sensibilizadas.

Por otro lado, precisamente los días soleados y cálidos es cuando ocurre una mayor concentración de contaminantes ambientales que, actuando sinérgicamente con los pólenes, intensifican los síntomas de una alergia respiratoria.

Otro factor a tener en cuenta es la sequedad ambiental, poco propicia para el crecimiento de los ácaros, por lo que en climas continentales es un tipo de alergenos poco frecuente.

Sin embargo, en zonas de litoral puede aumentar la presencia de ácaros si el interior de la vivienda es húmedo.

En este caso, el uso de calefacción puede ayudar a disminuir la humedad relativa del aire y la presencia de ácaros. Si, por el contrario, la sequedad interior de la vivienda requiere del uso de humidificadores debemos de tener en cuenta que pueden ser una fuente de contaminación por hongos (aspergillus) si no están adecuadamente mantenidos.

Sin duda alguna, la sequedad ambiental unida a la sequedad del interior de las viviendas por el uso de las calefacciones favorece el empeoramiento de la dermatitis atópica. Además, los cambios de temperatura favorecen síntomas de una rinitis vasomotora, es decir, la aparición de estornudos o agüilla nasal al pasar de un ambiente frío a uno caluroso o viceversa.

Cómo se diagnostican las alergias

Las pruebas cutáneas son las que se utilizan más frecuentemente para diagnosticar las alergias. Las pruebas de punción o de escarificación consisten en colocar extractos líquidos de alergenos (es decir, sustancias como el polen o determinados alimentos que suelen provocar reacciones alérgicas en las personas con alergia), en el antebrazo o la espalda del paciente y luego realizar punciones o cortecitos (escarificación) en la piel. El alergólogo esperará aproximadamente 15 minutos para comprobar si se forman unos puntitos rojizos y abultados (denominados pápulas), indicadores de alergia.

Los alergólogos también pueden practicar una prueba similar, denominada intradérmica, bajo la superficie de la piel. Este tipo de prueba se suele utilizar para diagnosticar alergias ambientales.

Si el alergólogo sospecha que un paciente suyo puede ser alérgico a más de una cosa —o no tiene claro qué es lo que lo que le desencadena los síntomas alérgicos— probablemente le hará una prueba cutánea con varios alergenos al mismo tiempo.

Las pruebas cutáneas para diagnosticar la alergia pueden provocar picor. En tal caso, es posible que el alergólogo te dé un antihistamínico o una crema que contenga corticoesteroides tras la prueba para calmarte el picor.

¿Cuáles serían las principales recomendaciones para tratar cada una de ellas durante estos meses?

Con respecto a la alergia al polen las recomendaciones se basan en tres puntos:

1) Infórmate sobre los recuentos de pólenes para poder adoptar medidas preventivas

2) Ten a la mano y al corriente tu medicación, basada fundamentalmente en antihistamínicos orales o tópicos y corticoides nasales, para el control de los síntomas alérgicos, e inhaladores para el asma, siempre prescritos y pautados por un médico.

3) Vacúnate. Recuerda que tiene que ser prescrito por un alergólogo una vez realizado el estudio diagnóstico oportuno, para favorecer las respuestas de tolerancia del sistema inmunitario frente a lo que se es alérgico.

Fuente: El Diario.es/ www.allergytherapeutics.es

 

 

 

 

 

 

 

 

 


ALERGIAS TIPS
Visita Apotex MX